viernes, 20 de marzo de 2015

Columna vertebral. Test sobre generalidades.

 Columna vertebral. Test sobre generalidades.

¿Cuántas vértebras hay?
  • Citar los apófisis que tiene, y cuántos de cada uno
¿Cómo se forma el agujero vertebral?
¿Para qué sirven los agujeros intervertebrales?













R: 33-34
R: 1 espinosa, 2 transversas y 4 articulares, por cada vértebra.
R: Por delante, por la parte posterior del cuerpo vertebral. A los laterales, por los pedículos, y por detrás por las láminas vertebrales y la base de la apófisis espinosa.

R: Para dejar entrar y salir a los nervios de y hacia la médula espinal.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Columna vertebral. Resumen

Columna vertebral. Resumen sobre generalidades.
Está formada por 33-34 huesos: 7 cervicales, 12 torácicos, 5 lumbares y 9-10 pélvicos: sacros y coccígeos.
Son diferentes, pero poseen elementos en común, que son los siguientes:
Cuerpo vertebral: parte anterior. Se parece a un cilindro.
Macizo apofisario: contiene a las apófisis transversas (2), espinosa (1) y articulares (4). Están unidas entre sí por las láminas vertebrales y unidas al cuerpo por el pedículo.
El agujero vertebral se encuentra en medio de la vértebra, y está formada por delante por el cuerpo, por detrás por las láminas y la base de la apófisis espinosa, y por los laterales por el pedículo y por la base de las apófisis articulares.

Los agujeros intervertebrales están formadas gracias a escotaduras entre las láminas, y por allí emergen e ingresan los nervios desde y hacia la médula espinal.


sábado, 14 de marzo de 2015

Columna Vertebral

Columna vertebral.

Si palpamos la parte posterior de nuestra espalda - es decir, la parte de atrás - y no somos tan gordos, podremos sentir a nuestra columna vertebral. 
La columna vertebral está formada como si fuera un conjunto de pequeños tubitos, llamadas vértebras,  que se van uniendo uno a otro para formar un tubo largo; es arquitectura en su estado más simple y funcional. 33 a 34 de estos tubitos forman la columna en toda su extensión, y como abarca desde el cuello hasta la región pélvica, pasando por el tórax y la región lumbar, se agrupa a las vértebras viendo justamente la región en donde se las encuentra. Así, tenemos estas vértebras:
  • Cervicales (cuello): 7
  • Torácicas: 12
  • Lumbares: 5
  • Sacras : 5
  • Cóccígeas: 4-5
Total : 33-34



Características generales.
Cada vértebra es diferente a otra, y estas diferencias corresponden a la función que cumplen, como veremos luego. Pero, incluso con estas peculiaridades individuales o grupales, todas tienen elementos en común: tienen un cuerpo, tienen algunas apófisis (salientes) y un foramen (agujero) que forma el conducto vertebral.

Cuerpo vertebral.
El cuerpo es la parte que se encuentra delante en la vértebra. Es como un cilindro, y su parte posterior forma la parte anterior (delantera) del agujero vertebral. 


Macizo apofisario
Se llama así a la parte de la vértebra en la que se encuentran todas sus apófisis. Está detrás del cuerpo, y se une a él mediante sus pedículos, que son como brazos que forman las paredes laterales del agujero vertebral. 
Las partes del macizo apofisario son las siguientes:
  • Apófisis transversas: una a cada lado
  • Apófisis articulares: dos a cada lado; son para las vértebras
  • Apófisis espinosa: una, en el centro de las transversas. Es ancha en su base y se va haciendo fina en su vértice. 
  • Láminas vertebrales: es la porción que une a todas las apófisis.
  • Pedículos: Son los laterales del agujero vertebral. Tienen, por arriba y por debajo, escotaduras cóncavas que, junto con las vértebras vecinas, va formando agujeros llamados “agujeros intervertebrales”, que sirven para dejar entrar y salir a los nervios.
Agujero vertebral.
Ya la describimos por partes, y ahora podemos reunir dicha información:

Está formado, por delante, por la parte posterior del cuerpo vertebral. A los laterales, por los pedículos, y por detrás por las láminas vertebrales y la base de la apófisis espinosa. En ella se encuentra la médula espinal, y de ella emergen todos los nervios, junto con sus raíces (y también ingresan por acá).

lunes, 9 de marzo de 2015

[Revisión] Generalidades

Preguntas de repaso:

¿A través de qué se distribuye la sangre a través del cuerpo?
¿Qué parte del cuerpo es responsable de, por ejemplo, el movimiento de rotación?
¿Para qué sirve el esqueleto?
¿Cuántos huesos tiene el cuerpo humano?

R: a través de vasos (arterias y venas)
- Los huesos (impulsados por los músculos)
- Para sostener y proteger al cuerpo, además de servir como reserva de calcio y fósforo
- 207, en promedio

viernes, 6 de marzo de 2015

[Resumen] Generalidades

Resumen.

Para esquematizar al cuerpo en sus componentes, podemos dividirlo según su tipo y función en: esqueleto, articulaciones, músculos, vasos y nervios.
El esqueleto tiene función de sostén, armadura y reserva de minerales como Calcio y Fósforo. Además, sirve para generar palancas. Tiene 207 huesos.
Las articulaciones unen a los huesos en los sitios donde existen dichas palancas.
Los músculos, mediante su contracción, generan el motor para el movimiento.
Los vasos transportan todos los componentes que necesitan tener y desechar los demás componentes. Tienen un sistema de entrada y un sistema de salida, similar al de una canilla por donde sale agua: la canilla sería la arteria, mientras el desagüe sería la vena.
Los nervios son los que mandan las acciones y reciben información del resto del cuerpo.

Esquema 

miércoles, 4 de marzo de 2015

Generalidades. Huesos, músculo, arterias, venas y nervios

1. Generalidades.
Empezaremos hablando sobre las generalidades de la anatomía. Cuáles son las principales formas de organización del cuerpo.
Para estudiar anatomía, podemos ver al cuerpo como algo organizado por “capas”. Estas capas se van superponiendo tanto en imagen como en función para terminar de formar a un cuerpo. Las capas más importantes son las siguientes:

El esqueleto.
El esqueleto está compuesto por los huesos que posee el cuerpo humano. En promedio, tenemos unos 206 huesos en todo el cuerpo. El esqueleto, como lo dice su nombre, forma la base a partir del cual se anclan las demás estructuras, y tiene varias funciones. Sirve como protector del cuerpo, pues es un elemento bastante duro, similar a un escudo en algunos aspectos. También sirve para formar las palancas al momento de movernos, sirviendo de sostén a los músculos que gracias a su contracción (acortamiento) y/o extensión (alargamiento) producen movimientos en el cuerpo. El hueso, en sí mismo, también es un reservorio de minerales: está constituido en su mayor parte por Calcio y fósforo, y entonces también funciona al mismo tiempo como reservorio de estos minerales. Es decir, no solo cumple un rol estructural, sino también funcional, en su composición misma.
En primera instancia, no es tan importante conocer todos los huesos existentes; basta con saber que en cada zona que se estudie, se encontrarán estos, y servirán como base para luego imaginar la posición de otros elementos anatómicos (músculos, vasos, nervios, órganos, etc). Luego, con sucesivos repasos, se irán conociendo a pleno la integración del esqueleto.

Las Articulaciones
Los huesos están unidos entre sí mediante articulaciones. Y existen articulaciones de varios tipos, que difieren en la capacidad de rotación en diferentes planos que tenga dicha articulación, y también en su protección, es decir, en qué “tan dura” es dicha articulación. Esto es importante para poder utilizar cada tipo en el lugar correspondiente: en un lugar donde se necesite mucho movimiento, o en otro que el movimiento sea inferior pero se necesite mayor fuerza de resistencia, el tipo de articulación será diferente.

Los músculos.
Unidos a los huesos y a las articulaciones, están los músculos. Los músculos son los “elementos contráctiles” del cuerpo; son los “motores” que tenemos para movernos. Los músculos solo pueden alargarse y acortarse, pero con esto es suficiente para, mediante sistemas de palancas, realizar todos los movimientos que hace el cuerpo humano.

Los vasos sanguíneos: arterias, venas y linfáticos.
Todo sistema necesita de mantenimiento, y el cuerpo no es una excepción. La nutrición, el sistema de desecho y varias otras funciones llegan a músculos y huesos a través de los vasos sanguíneos. Las arterias son los vasos de entrada, de donde llega la “sangre nueva”, que es simplemente la sangre que pasó por el pulmón y luego salió bombeada desde el corazón. Los vasos de salida son las venas, que llevan los desechos y terminan de nuevo en el corazón, para luego pasar por el pulmón y volver como “sangre nueva” o mejor dicho “oxigenada”. Cabe aclarar que la sangre venosa no está desoxigenada totalmente, sino solo “más desoxigenada” que la sangre arterial.
Los vasos linfáticos son vasos que llevan una sustancia llamada linfa.

Los nervios.
Aparte de todo lo citado, necesitamos ahora el sistema que traiga órdenes y lleve información, y este sistema está prácticamente representado por los nervios. Los nervios son estructuras que conforman al sistema nervioso, en su apartado “periférico”, es decir, es la parte del sistema nervioso (cerebro) que se encarga de llevar información hacia el resto del cuerpo, y de traer información de dichas partes hacia el centro.



Con todo esto ya podemos empezar a estudiar más a fondo al cuerpo humano.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Costillas flotantes

Las costillas flotantes son los últimos 2 pares de costillas, es decir, los pares 11 y 12. Estas costillas no es unen a las otras ni al esternón, y de ahí viene su nombre.

Como podemos ver, las primeras 7 costillas de cada lado se unen al hueso del medio, llamado esternón. Por otro lado, las costillas 8,9 y 10 de cada lado se unen mediante un cartílago común al cartílago de la costilla 7, y de esta manera terminan uniéndose al esternón.

Las costillas 11 y 12, por otro lado, no se unen de ninguna manera al esternón, y por esto se las llama "Costillas flotantes".

¿Para qué sirven las costillas flotantes?

Al igual que las demás costillas, las flotantes sirven para proteger a órganos que están en su interior (hígado, riñón, etc). También reciben la inserción del músculo diafragma, que es muy necesario para la respiración, y de otros músculos.  

Se puede vivir sin costillas flotantes, pero no son inútiles. Su utilidad radica tanto en la protección de órganos internos como en servir de anclaje al diafragma en el proceso de la respiración.