miércoles, 3 de diciembre de 2014

Costillas flotantes

Las costillas flotantes son los últimos 2 pares de costillas, es decir, los pares 11 y 12. Estas costillas no es unen a las otras ni al esternón, y de ahí viene su nombre.

Como podemos ver, las primeras 7 costillas de cada lado se unen al hueso del medio, llamado esternón. Por otro lado, las costillas 8,9 y 10 de cada lado se unen mediante un cartílago común al cartílago de la costilla 7, y de esta manera terminan uniéndose al esternón.

Las costillas 11 y 12, por otro lado, no se unen de ninguna manera al esternón, y por esto se las llama "Costillas flotantes".

¿Para qué sirven las costillas flotantes?

Al igual que las demás costillas, las flotantes sirven para proteger a órganos que están en su interior (hígado, riñón, etc). También reciben la inserción del músculo diafragma, que es muy necesario para la respiración, y de otros músculos.  

Se puede vivir sin costillas flotantes, pero no son inútiles. Su utilidad radica tanto en la protección de órganos internos como en servir de anclaje al diafragma en el proceso de la respiración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada